"Los Hijos de Noé", Richard Matheson (1957)

FICHA TÉCNICA:


Título Original: The Children of Noah.


Año: 1957.


Autor: 

Richard Matheson (1926 - 2013). Escritor y guionista estadounidense de fantasía, ciencia ficción y terror.

Publicación:

1º publicación en Alfred Hitchcoock's Mystery Magazine, edición de marzo de 1957. 2º publicación en Shock!, recopilación de cuentos de Richard Matheson.

Adaptaciones:

Un cortometraje en francés titulado Zachry (2009) dirigido por Guillaume Hanoun.

Sinopsis:

Mr. Ketchum atraviesa la carretera de noche de vuelta de sus vacaciones, buscando un motel para pasar la noche. Al pasar por Zachry, un pequeño poblado del estado de Maine (EEUU), es detenido por un agente de policía por conducir a exceso de velocidad. Mr. Ketchum llevado a la estación de policía local pese a sus reclamos.

Sin embargo, no puede dejar de sentirse nervioso. La incertidumbre de lo que pasará, el desconocimiento del pueblo de Zachry, las demoras y un terrible cuadro de un hombre con barba hace que pierda la calma paulatinamente.



Luego de un intenso interrogatorio por parte de la policía acerca de su vida personal, Mr. Ketchum es obligado a pasar la noche encarcelado para ver al juez local al día siguiente.

Los carceleros de Zachry han sido particularmente amables trayendo el desayuno para Mr. Ketchum, el cual estaba delicioso. No obstante, lo mantienen retenido en el calabozo durante toda la mañana mientras esperan al juez. Finalmente, como el juez no puede ir a la cárcel, el oficial Shiley, el mismo policía que lo arrestó, lo lleva personalmente a la casa del juez para que pueda pagar la multa y largarse de Zachry.

Al salir a la calle de día, la gente se ha esfumado. Shiley insiste que la gente está en sus casas. Un cartel reza: ESTA NOCHE BARBACOA.

Mientras es llevado por una carretera olvidada hacia el cerro donde vive el juez, el oficial Shiley cuenta a Mr. Ketchum que el poblado recibe su nombre de Noé Zachry, capitán de un barco ballenero de los mares del sur y fundador del pueblo. También cuenta que el poblado parece desierto porque la gente se va, sin más.

Llega a la casa del juez y es recibido por una mujer. Queda impactado por un cuadro de Noé Zachry con su esposa. Lo dejan esperando en una habitación, solo, mientras el oficial conversa afuera. Mr. Ketchum quiere huir, pero el pomo no gira y la puerta no abre.

La habitación se calienta como un horno. Mr. Ketchum cae en la cuenta que ha sido engañado. Revisa las pistas: la gente desaparecida, la propaganda de la Barbacoa y la excelente comida. Lo peor de todo es que el cuadro de Zachry con su mujer mostraba a una mujer con dientes puntiagudos, de otra raza. Mr. Ketchum sería la cena esa misma noche.


CRÍTICA:

Tema y Conflictos:

El relato nos sumerge en la desprotección que sufre Mr. Ketchum al estar en un poblado extranjero y prácticamente desconocido.

El abuso de poder de la policía de Zachry es el que somete a Ketchum a toda esa incertidumbre. Desde un principio van a buscarlo y la estrategia evita que se les escape. Incluso, inventan una atmósfera alrededor de Ketchum. A través de las respuestas del oficial Shiley ofrecen respuestas escuetas y dirigidas, digeribles para el arrestado. Mr. Ketchum no tiene otra alternativa que creer en la palabra del oficial.

Ketchum piensa que se trata de un conflicto entre citadinos sofisticados y rurales ignorantes, no obstante, la propia ignorancia de Ketchum jugará en su contra en todo momento al enfrentarse a los extranjeros.

Los locales de Zachry aprovechan el desconocimiento de Mr. Ketchum para crear todo alrededor. Todas las explicaciones parecen verosímiles al provenir de alguien que viste uniforme de oficial. Ketchum cae presa de las apariencias y de la confianza en alguien que le engaña deliberadamente.

Efectividad:

El cuento tiene una tremenda efectividad sin ocupar grandes recursos. El tono general de incertidumbre es generado por la sensación de alarma. El arresto, los carteles, las pinturas, la ausencia de gente, el desayuno y la historia inverosímil, son todas las pistas que podría delatar a los personajes de Zachry. Sabemos que Ketchum debe huir, pero usa cualquier recurso para tranquilizarse antes que temer a lo que tiene al frente. De hecho, los villanos mantienen una fachada tan ensayada que ni siquiera se molestan en mentir más de lo necesario. Por último, la escena final es la confirmación de todas nuestras sospechas y el final de Ketchum por no hacer caso a su sentido común.


PUEDES ENCONTRARLO EN: